Por: Adriana Palacio

 

¡Aló¡ ¿Quién habla?

Desde chiquita dicen que hablo como una lora -podría ser como guacamaya que suena más elegante-, que si no hablo me salen letreros al mejor estilo closed caption y tienen toda la razón, me fascina conversar. Pero  lo que me gusta es conversar de verdad, no bla, bla, bla, sino el acto de hablar y escuchar, de leer entre líneas los textos y subtextos de las palabras que fluyen el vaivén de una buena conversa.

Image-8

Más que un simple intercambio de palabras, una buena conversa permite ver y verse en los ojos del otro, aprender y desaprender con las palabras y emociones que se cruzan en el transcurso de la misma.

Me fascina aprender, preguntar, entender o como leí hace poco pero no me acuerdo dónde, “llenar vacíos de información”. Además de la lectura y el estudio en todas sus modalidades, no hay mejor forma de llenar los vacíos de información que conversando, hablando, indagando, preguntando, escuchando y observando.

¿Habrá algo mejor que una buena conversación? Tal vez una nueva  o la continuación de la primera. Experiencias altamente gratificantes y tantas veces salvadoras de insondables abismos. Una buena conversa revitaliza, relaja e insufla el oxígeno emocional que a veces nos falta cuando creemos ahogarnos en nuestra propia profundidad.

Mi tipología de buenas conversas:

Con las amigas del alma, hermanas de la vida, con las que nos reímos de los mismos cuentos enemil veces y en las que abundan estrepitosas carcajadas. Amigas que con solo oírte la voz ya saben que algo pasó, bueno o malo, pero que hay novedades en el frente; las que te conocen a veces más que tú misma y encuentran soluciones y alternativas a problemas aun no planteados; con las que escribiste cartas de amor y de desamor; con las que repasaste decenas de veces hipotéticas conversaciones difíciles que se avecinan y cuyos consejos a menudo desoyes y haces todo lo contrario.

DSC00609

Fotografía Carolina Arroyave

Las que tuvimos con las amigas del alma que por razones que desconozco o tal vez no quiero conocer por el dolor que podrían causarme partimos cobijas. Amigas  que juntas caimos y nos levantamos, que tantas veces nos recogieron y a su vez recogimos con cuchara. Amigas que quisimos tanto tanto que aun añoramos en el fondo del alma y quisiéramos tener a nuestro lado. Las que nos rescataron noviazgos que parecían causas perdidas y las que llevaron las violetas para despedir a tu mamá. Examigas con quienes tenía conversaciones eternas, amenas, profundas, light, de lo divino y lo humano y que sin excepción alguna me reconfortaban y alegraban.

IMG_3575

“Violets, Sweet Violets (Detalle), John William Godward

Con las primas con quienes creciste, no mucho en mi propio caso, y ya por aquello de la edad nos vamos encogiendo juntas. Infinidad de recuerdos, risas y lugares que se entrecruzan en nuestras vidas al provenir del mismo tronco y seguir siendo parte de las ramas que nos abrigan y cobijan con el inmenso amor que solo puedo venir de la familia.

Con el papá que uno cree que todo lo sabe y va uno a ver y sí, sabe todo y todo lo sabe. Con el que me gana todas las apuestas y sabe más derecho que yo aunque el no sea abogado. Al que con solo mirar ya sé si puedo ponerle ciertos temas o mejor le hablo del clima o de la TRM. El papá con quien todos a su alrededor disfrutan y gozan conversar por su alegría y sabiduría.

Con los amores de toda la vida, los pasados, presentes y futuros; los posibles, los imposibles y los platónicos; los eternos y los efímeros; los reales y los del despecho. Con esos con quienes el tiempo no pasa porque los recuerdos se quedaron congelados y sin apremio en tiempos mejores; los que nos dejaron y dejamos ir; con los que nos equivocamos en grande al mejor estilo de las rancheras de antes y todos aquellos que  nos dejaron huellas, cicatrices y rayones.

Las conversas con mi gato Serafín – Sifu para los amigos- son caso aparte. El es monosilábico o monomaullador para estos efectos, pero tiene muy claros sus mensajes en nuestras múltiples y variadas conversas. Sifu me regaña cuando estornudo, me contesta cuando le tiro picos, echa miaucantaleta cuando estoy en la cocina o sus alrededores y quiere mecato, es decir, siempre y a todas horas, y aulla como lobo herido cuando quiere que me despierte a jugar a las 3 a.m.  Por otro lado, mis mensajes tienen un espectro más variado y con mayor contenido, son declaraciones de amor eterno, confidencias del alma, asuntos variados sobre Merlina y Sabina, las otras dos integrantes de mi sindigato y demás temas de actualidad cotidiana.

dsc_7366

Fotografía por Carolina Arroyave

Con los desconocidos que hablamos en lo que denomino “la solidaridad de las filas” cuando nos quejamos del tiempo de espera, de la mala atención y se ofrecen consejos y ayudas no solicitados.

Con horror recuerdo que hace unos años alguien me dijo en una finca que no me pusiera a conversar con los hombres porque a ellos no les gustan las mujeres que opinan y piensan y que mejor me fuera a conversar a la cocina con las otras mujeres.  Ni me gustan estos hombres ni quiero ser parte ni pertenezco al estereotipo de las mujeres que tienen que replegarse y disimular la inteligencia e interés por temas históricamente del dominio masculino.

En fin, sigo en búsqueda de interlocutores válidos para buenas y mejores conversas..

 

 

© Derechos Reservados 2018 Espejos en el Atico Todos los Derechos Reservados.
DERECHOS DE AUTOR.
Todos los contenidos de este Blog (Incluyendo, pero no limitado a, texto, contenido, y fotografías) están sujetos a derechos de propiedad por las leyes de Derechos de Autor y demás Leyes relativas Internacionales. No reproducir sin autorizacion.© Adriana Palacio and Espejos en el Atico 2017. Unauthorized use and/or duplication of this material without express and written permission from this site’s author and/or owner is strictly prohibited. Excerpts and links may be used, provided that full and clear credit is given to Adriana Palacio and Espejos en el Atico with appropriate and specific direction to the original content.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: